1. Proporciona liquidez inmediata mediante la financiación de las cuentas a cobrar 

 


2. Clasificación crediticia de sus clientes (Deudores) y seguimiento de su evolución


3. Elimina el riesgo de fallidos por insolvencia (hasta el 100%)


4. Mejora los ratios de endeudamiento y circulante, eliminando las cuentas a cobrar


5. Disminuye los costes administrativos al externalizar el proceso de gestión de cobro.


6. Permite una optima planificación de la tesorería


7. Posibilita el acceso a mercados internacionales con mayor seguridad


8. Reduce costes en procesos contenciosos


9. Permite tener saneada su cartera de clientes

 

Al continuar su navegación, usted acepta el uso de cookies para mejorar el funcionamiento de este sitio y para ofrecerle servicios personalizados y contenidos

OK      Leer más
X