Una operación de Factoring se desarrolla en varias etapas :

  1. Se establece un límite global de financiación para el cedente.
  2. Se establecen límites de crédito para cada uno de los deudores.
  3. Firma del contrato entre el cedente y la compañía de factoring y notificación de la cesión al deudor (*)
  4. El cedente remite remesas mediante envío electrónico y/o documentación física, abonándose, según las condiciones acordadas, el montante de la misma al cedente.
  5. La compañía de factoring gestiona el cobro a vencimiento de las facturas, asumiendo el riesgo de impago en la mayoría de los casos.

(*) En la mayoría de las operaciones existe la posibilidad de establecer un porcentaje de la cartera para deudores confidenciales, es decir, sin notificación. 

Al continuar su navegación, usted acepta el uso de cookies para mejorar el funcionamiento de este sitio y para ofrecerle servicios personalizados y contenidos

OK      Leer más
X